Y TODO ESTO, EN REALIDAD, EMPEZÓ CON UN BLOG